Concejala pidió auxilio a cuatro entidades antes que la maten

“¿Por qué no he renunciado? Porque como mujeres somos discriminadas en todos lados. Esa es mi lucha, por ustedes hermanas. (…) Si logro que me respeten, esto que sufro ya no le van a hacer a ustedes. No tengo miedo. Por eso quiero pedirles ayuda hermanas (concejalas), una resolución a mi favor. Por favor ayúdenme, lucharemos como mujeres. No nos hagamos discriminar, hermanas. Ayúdenme”.

De esta forma, Juana Quispe, la concejala de Ancoraimes que fue asesinada en marzo de este año, pedía auxilio a sus colegas municipales en octubre de 2011. Ocho meses después de su asesinato, Página Siete accedió a dos grabaciones, de finales del año pasado, que muestran la desesperación con la que la autoridad asesinada pedía ayuda, pues sabía que su vida corría peligro. Quispe dio a conocer su caso a la Asociación de Concejalas de Bolivia (Acobol), a dos ministerios de Estado, a la Defensoría del Pueblo, a la Asamblea Permanente de Derechos Humanos y a una diputada del MAS. “Les dije que me maten. Estoy dispuesta a morir. Mi hijo de diez años va a ver cómo voy a morir.

Dicen que me van a matar, que me van a quemar. Agradezco a Acobol por las resoluciones. He acudido a todo lado. Derechos Humanos, Defensoría del Pueblo, Ministerio de Transparencia, Ministerio de Justicia”, afirmó la autoridad municipal en un taller en el que participaron concejalas, movimientos sociales y la diputada Marianela Paco (MAS). Quispe fue una activa promotora de la redacción de la Ley contra el Acoso y Violencia Política hacia las Mujeres. Sin embargo, ella no pudo ser una de las beneficiarias de la normativa dado que fue asesinada dos meses antes de su promulgación.

Esta norma cumplió seis meses de vigencia la anterior semana, sin embargo, todavía no ha logrado frenar las intimidaciones. El fin de semana, el suplemento Ideas reveló diez casos de concejalas que sufrieron alguna forma de amedrentamiento para alejarlas de sus cargos. 64% de estos casos, según los datos recogidos por Acobol, no se denuncian. Quispe relataba su caso así: “He sido elegida (en abril de 2010). Desde la primera sesión no me dejaban entrar. Se iban a sesionar donde no podía llegar, ellos tenían movilidades y yo no. Gané un amparo constitucional y ni así me dejaron ingresar. Hicieron ampliados y cabildos en los que me querían hacer renunciar a la fuerza; me arrastraron por la plaza, ni a mi hijo de diez años han respetado”. Ayer se realizó una marcha de mujeres con motivo de la celebración del Día Internacional contra la Violencia a la Mujer.

El caso de Quispe fue recordado entre los más de 100 feminicidios que se registraron en el país. Las grabaciones con los testimonios de la extinta concejala están en el sitio web de Página Siete (www.paginasiete.bo) como parte de un reportaje multimedia sobre violencia política.

Acobol pide a la Fiscalía explicar demora Jessy López, directora ejecutiva de Acobol, manifestó a Página Siete que su entidad hizo seguimiento del caso de Juana Quispe desde el momento en que fue denunciado y que demandará al Ministerio Público una explicación por la retardación en la investigación de su asesinato. “Queremos que se agilice la investigación. Existe una imputación a dos concejales y todavía se sigue notificando. Ya pedimos a la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea Legislativa que convoque a los fiscales para que expliquen las demoras”. La Asociación de Concejalas de Bolivia colaborará con documentación y otra clase de pruebas para la investigación del caso de Quispe. Pagina Siete

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s