Estudio: Cartas orgánicas incluyen el enfoque de género “por obligación”

Periódico Digital PIEB • 17-08-2012 Género Estatutos Autonómicos Periódico Digital PIEBLa elaboración de las cartas orgánicas dentro del proceso autonómico en Bolivia incluye el enfoque de género más “por obligación” que por efecto de una activa participación de las mujeres. En los municipios pequeños se entregó la elaboración de los documentos a consultorías privadas, y las mujeres tampoco pudieron imprimir sus demandas.

 

Las afirmaciones vienen de la politóloga Gabriela Murillo Paz, que fue parte del equipo que estudió el “Estado de situación y análisis de la incorporación de género en el proceso autonómico en Bolivia”, cuyos resultados se presentaron en el taller “Género en el proceso autonómico: Desafíos en la elaboración de Cartas Orgánicas y Estatutos Autonómicos”, organizado por el Ministerio de Autonomías y ONU Mujeres.

El estudio se concentró en indagar en la elaboración de las cartas orgánicas de los procesos autonómicos, en una muestra de 23 municipios representativos del país, entre urbanos y rurales, con un avance importante en la redacción de sus documentos. Además se vio específicamente la forma de participación de las mujeres, a través de sus propias organizaciones y/o con instituciones de apoyo, si el texto y el proceso de elaboración del documento ha incluido el enfoque de género.

Murillo afirma que en los municipios grandes y medianos existen organizaciones de mujeres e instituciones que están participando en el proceso, sobre todo en espacios urbanos y sus alrededores. Pero en los municipios pequeños, que en su mayoría terminaron sus anteproyectos, “no cuentan con organizaciones (de mujeres) ni con instituciones”. En estos casos se han contratado a empresas consultoras para elaborar las cartas orgánicas, sin el correspondiente control social que ejercen las organizaciones e instituciones, hecho que ha permitido terminar rápidamente la redacción de los documentos.

“Ya que no ha habido esta participación de organizaciones ni instituciones, no ha habido un enfoque de género, es decir se han hecho talleres mixtos durante el proceso, no ha habido un proceso previo de trabajo solo con mujeres en los municipios pequeños”, dice Murillo, que ha realizado el estudio junto a otras tres politólogas y educadoras.

En los municipios con participación de organizaciones de mujeres, éstas exigieron procesos previos de información y socialización independientes. Así elaboraron sus propuestas, aunque tuvieron que consensuarlas en un único documento, por ejemplo, en Cochabamba, la propuesta de las mujeres de la ciudad con la propuesta de las mujeres del campo.

“Eso ha sido indispensable para que estas propuestas sean insertadas –dice Murillo, en el entendido de que todavía se ve a la mujer como un sector social y no como parte de un todo… Una vez que están consensuadas (las propuestas), se las lleva a debatir a espacios mixtos (de hombres y mujeres). En los municipios pequeños no han podido existir esa propuesta de las mujeres, y directamente ellas han ido a plantear propuestas a espacios mixtos donde sus participación se ha visto limitada en términos cuantitativos, porque son pocas, y en términos cualitativos, porque su participación ha sido muy pasiva”.

Donde las organizaciones de mujeres no consensuaron sus propuestas, la situación fue peor porque ninguna de ellas entró a consideración por “no ponerse de acuerdo”.

El estado de situación revelado por las investigadoras muestra que si bien muchas cartas orgánicas y documentos borradores analizados incluyen la equidad de género, “la incluyen por obligatoriedad”, para sujetarse a la Constitución Política del Estado, “para no ser rechazados por el Tribunal Constitucional” al momento de su revisión.

Aunque algunas cartas orgánicas están en proceso de conclusión, todavía queda un paso que es la aprobación constitucional. Uno de los desafíos detectados en el taller realizado con organizaciones de mujeres esta semana plantea que la tarea, ahora, es sensibilizar al Tribunal Constitucional para que defina parámetros específicos de revisión dentro de las cartas orgánicas a fin de identificar si tiene o no un enfoque de género.

El estudio hecho por Gabriela Murillo Paz, junto a otras investigadoras, está impulsado por el Ministerio de Autonomías y ONU Mujeres.

© Los artículos difundidos por el Periódico Digital PIEB
pueden ser reproducidos total o parcialmente, citando la fuente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s